Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site



Caracas, 19 de junio de 2016.- Es muy común ver la tenuidad en las iluminaciones tradicionales de los teatros, esta vez fue diferente; la niñez avivó la sala del Teatro Municipal con luces de colores fosforescentes que hacían de la historia teatral una verdadera magia como fue la intención de la obra que fue titulada “Magia Cítrica”.

Un montaje magistral que dejó a la vista el talento de 97 niños con su limpia interpretación, pequeños en tamaño, pero gigantes en aptitud. Los miembros del Movimiento Nacional de Teatro para Niñas, Niños y Jóvenes César Rengifo, dieron vida a la particular historia, onceavo montaje del grupo, que sirvió como broche de oro para el Festival de Teatro de Caracas, en su quinta edición.

Horas antes de la presentación, el público esperó de manera paciente el comienzo de la obra en las adyacencias del imponente Teatro Municipal, ubicado en la parroquia Santa Teresa. Los transeúntes, atraídos por la conmoción y el ambiente que impregnó la ciudad, se acercaron al espectáculo de entrada libre, que dio cierre al Festival de Teatro de Caracas 2016.

Tras recibir una grata y cómoda bienvenida, los espectadores fueron guiados hasta las butacas por los trabajadores de protocolo, quienes amablemente realizaron de forma impecable su función, hasta llenar los balcones y galerías del Teatro Municipal. A pocos minutos para el comienzo de la obra, el público reveló con aplausos sus ganas por presenciar el espectáculo. 

La puesta en escena, estuvo llena de sorpresas para los presentes, la atrapante e increíble trama estuvo repleta de mensajes mágicos sobre amor y amistad. La función albergó a un público que observaba asombrado cada movimiento que los grandes actores, con edades comprendidas entre los 5 y 17 años, ejercían sobre el escenario; con ocurrencias, creatividad y una ingeniosa dinámica de interacción con los asistentes a la función, lograron llenar de sonrisas a pequeños y grandes en la sala. 

La increíble banda sonora dio musicalización a toda la historia, su interpretación, completamente en vivo, amenizó el ambiente y dio ritmo a las coreografías, las cuales fueron motivo de asombro. Los diversos efectos especiales del montaje incrementaron las mágicas sensaciones que el espectáculo promete hacer sentir solo con su trama. Entre burbujas, humo y confeti los espectadores más risueños, disfrutaron de la obra.

Con un explosivo final, lleno de espectaculares movimientos de baile, el público hizo retumbar de aplausos el Teatro Municipal, cuando con un mensaje educativo y divertido culminó el espectáculo. El director de la obra y cómplice de los pequeños artistas, Pedro Lander, salió con ellos a las tablas para recibir los últimos aplausos del Festival de Teatro de Caracas 2016.

Texto: Maria Teresa León. Fotos: Albert Cañas