Create a Joomla website with Joomla Templates. These Joomla Themes are reviewed and tested for optimal performance. High Quality, Premium Joomla Templates for Your Site



Caracas, 16 de junio de 2016.- Con actitud gentil, cariñosa y comprensiva, se apersonó en la sala del Teatro Municipal, un hombre mayor, carismático, de vestimenta casual, adornada por un bolígrafo en el bolsillo de su camisa abotonada. Este personaje se acercó a los infantes que se encontraban en el lugar, quienes con cariño le saludaron. Se trataba del primer actor, Pedro Lander, humilde pero con la firmeza justa para disciplinar.

El lugar estaba repleto de niños artistas, quienes se disponían a realizar ensayos para la puesta escénica de “Magia Cítrica”, la cual servirá como broche del Festival de Teatro de Caracas 2016. Su director, Pedro Lander, inició estudios superiores en la Universidad Central de Venezuela (UCV), orientado a la química. Sin embargo, en 1974 su vida dio un vuelco que jamás habría imaginado, las circunstancias lo llevaron a un primer encuentro con la actuación, en los espacios del Teatro Alberto de Paz y Mateos, donde se enamoró del arte en las tablas.

Eventualmente decidió dejar sus estudios como químico para cambiarlos por su recién descubierta pasión, las artes escénicas. En la Escuela Nacional de Teatro, desarrolló sus habilidades actorales con maestros de la talla de Isaac Chocrón, Horacio Peterson y Armando Gotas, a quienes les agradece los conocimientos adquiridos.

Diversas puestas en escena complementan su extenso currículo que lo consolida como primer actor de teatro, cine y televisión. Con marcado pensamiento de izquierda, Pedro Lander defiende la iniciativa del Presidente Nicolás Maduro, de crear el Movimiento Nacional de Teatro para Niñas, Niños y Jóvenes César Rengifo, con el que se busca sembrar valores de amor, paz y respeto en los jóvenes, sobre todo en aquellos residentes de zonas con alta vulnerabilidad social.

Confesó sentirse agradecido y encantado, con los rumbos que la vida le ha marcado. Orgulloso de presidir el Movimiento Nacional de Teatro para Niñas, Niños y Jóvenes César Rengifo, relató “esta es una experiencia maravillosa y extraordinaria; con los niños se aprende mucho”, esta vivencia le ha brindado la oportunidad de conformar un talentoso equipo y de desarrollar habilidades que no pensó tener.

Entre risas, aseguró jamás haberse imaginado dirigiendo montajes de niños, para niños, “los niños aprenden todo, cualquier niño está en la capacidad de aprender la disciplina en la que sus padres se propongan impulsarle, yo creo fielmente que no existe un niño incapaz de pararse en un escenario; esa es mi premisa ante este programa de formación”.

La institución que hoy preside, en los casi 3 años que se cumplen desde su fundación ha desarrollado un total de 11 montajes, en los que ha trabajado hasta con 300 niños en escena. Los esfuerzos de diversas instituciones públicas como la Universidad Experimental de las Artes (Unearte), la Fundación del Niño Simón, el Ministerio del Poder Popular para Educación (MPPPE) y el Sistema de Orquesta, se han conjugado con miras a la expansión del movimiento.

Su objetivo personal es regalar a los niños experiencias únicas, ya que con su corta edad, a los pequeños se les brinda la oportunidad de participar en teatros de gran renombre como la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño, en la capital, el Teatro Baralt, en el Estado Zulia o el Teatro de la Ópera en Maracay. “Es un trabajo muy bonito, nosotros mismos realizamos todos los implementos, escenografía, vestuario y maquillaje”.

Texto: Maria Teresa León. Fotos: Yordanka Almaguer.